La generación conectada, pero no informada

IES Vía Verde, Puerto Serrano, Medios en Igualdad

¿Alguien recuerda cómo era el mundo hace veinte años cuando Internet a penas era algo que veíamos en las películas? Probablemente muchos de los que nos leen sí lo recuerdan, pero los alumnos del taller de hoy no saben lo que es vivir en un mundo desconectado.

Segundo taller en Puerto Serrano, tenemos con nosotros a los alumnos de 2ºC de la ESO.

No llegan a los 15 años de edad así que, desde pequeños, están acostumbrados a que desde un ordenador o un teléfono móvil se puede acceder a todo tipo de información en tiempo real.

Ellos entienden bien cómo se crea y se difunde la información, navegan por la red con soltura y, en general, lo multimedia tiene pocos secretos para ellos. Pero esa costumbre puede jugarles malas pasadas. No todo en la red es cierto, no importa si hay un vídeo o una foto.

Cuando comprobamos las respuestas de los cuestionarios, vemos que la mayoría se fía de lo que lee en internet. Para algunos, las web son los medios que más confianza les merecen.

Son una generación que no puede estar sin conexión, pero la mayor parte del tiempo que pasan conectados es por ocio. Los medios online que consultan son aquellos que les llegan a través de las redes sociales. Aquí es donde está el problema.

Podemos confiar en la prensa online tanto como nos fiamos de la de papel, pero cuando las redes sociales se convierten en el vehículo de las noticias, tenemos que tener cuidado y comprobar si la información proviene de una fuente fiable.

En este punto, los chicos fallan. Les preguntamos si suelen comprobar que lo que les llega a través de las redes sociales es cierto. Ninguno nos contesta. Nunca verifican la información porque dan por hecho que es cierto o, si dudan, no se entretienen en comprobarlo. Esto forma parte de la alfabetización mediática. Tenemos que concienciar a los jóvenes de ser críticos con lo que la información que les llega.

Comprobar la veracidad de una noticia solo nos llevará unos segundos. Un tiempo que puede ahorrarnos caer en algún engaño y compartir una noticia falsa.

Que los jóvenes de hoy sea una generación que usa las nuevas tecnología en cada momento y que su relación con los medios de comunicación sea algo constante, está muy bien. Pero no sirve de nada si ese contacto es tóxico y provoca todo lo contrario a lo que debe darnos la información veraz y contrastada. Se trata de que conozcamos el mundo que nos rodea e interpretarlo en base a esa información, si lo que nos llega son mentiras, nuestras interpretaciones serán erróneas y estaremos desinformados.

Comparte!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *