La democracia, el contexto necesario para el pluralismo informativo

Nuestro dinamizador Francisco José Núñez Barral reflexiona sobre el taller de Medios en Igualdad impartido en el municipio sevillano de Morón de la Frontera

“Considero que Canal Sur, siendo una televisión pública, no debería hacer ciertos programas que parecen de Telecinco”. Con estas palabras, Pedro definió muy bien su punto de vista acerca de los contenidos que debería haber en una televisión que pagan todos los contribuyentes. Ocurrió en el segundo taller que Ángeles García y un servidor impartimos en Morón de la Frontera, denominado Medios en Igualdad. Evidentemente, se generó un intenso debate, porque algunas compañeras no estaban de acuerdo con Pedro en ese punto: ellas defendían a capa y espada a Juan y Medio y a María del Monte.

Una de las monitoras nos advirtió de que “estas mujeres han tenido prohibido dar su opinión durante buena parte de su vida“. Teniendo en cuenta que la horquilla de edad estuvo entre los 55 y los 80, la mayoría vivió la dictadura y, en el caso de las mujeres, opinar sobre política era tabú, algo impensable. Aún así, algunas de ellas dieron su perspectiva acerca de la situación política española, oyéndose frases como “todos son unos sinvergüenzas” o “nada más que sueltan mentiras”.

“Pasé de ver la tele en casa del vecino a tener cuatro televisiones en mi piso”

Buena parte del alumnado se entusiasmó recordando los primeros tiempos de la televisión: los chiripitifláuticos; el Un, Dos, Tres; las primeras series americanas, con doblaje latino, como El Santo, protagonizada por el recientemente fallecido Roger Moore; la narración de la llegada del hombre a la Luna por ese mito del periodismo nacional llamado Jesús Hermida, orgullo de Andalucía y de Huelva.

La alumna Dolores puso de relieve cómo ha cambiado la vida en el último medio siglo: “He pasado de tener que ir a ver la tele a casa del vecino a tener cuatro televisores en mi piso”. Asimismo, la pasión de la mayoría del alumnado por el programa de Juan y Medio nos llevó a recordar que, sin democracia y sin Estatuto de Autonomía, sería impensable el pluralismo informativo y la gran diversidad de programas de televisión existentes.

De todo, me quedo con que la mayoría se acordaba de la periodista ciega de Canal Sur Nuria del Saz y con la frase que lanzó una alumna: “Los discapacitados tienen los mismos derechos”. Y también me llamó la atención cómo expresaron al final la necesidad de una información hecha por y para andaluces, criticando el cambio de registro de Eva González: habla como ella misma en Se llama copla, pero transforma el acento cuando presenta Masterchef, que es un programa de ámbito nacional.

Francisco José Núñez Barral

Leave a Reply

Your email address will not be published.