Barbijaputa: “Hay medios que tratan el feminismo como una sección sobre gustos particulares”

En Medios en Igualdad entrevistamos a la bloguera y columnista de eldiario.es Barbijaputa, referente del mensaje feminista de los últimos tiempos.

Además, es escritora de dos libros: La chica miedosa que fingía ser valiente muy mal y Machismo: ocho pasos para quitártelo de encima. El primero es una novela autobiográfica en el que cuenta cómo la protagonista se acerca al feminismo a través de vivencias personales; el segundo, es un manual que señala cómo los hombres contribuyen a la violencia hacia las mujeres.

En un mundo en el que el feminismo aún es denostado por una amplia mayoría, y mirado con recelo desde otro gran segmento de la sociedad, nuestra protagonista, desde su anonimato, visibiliza problemas, situaciones y conductas machistas que las mujeres sufren en su día a día. Además, advierte que los medios de comunicación son un reflejo de la sociedad y que los estereotipos “campan a sus anchas”.

Medios en Igualdad: ¿Cómo ves la situación del feminismo en España?

Barbijaputa: Creo que desde el 15M está en auge, y cada vez más. Pero lamentablemente sigue siendo minoritario e insuficiente. Necesitamos ser muchas más tomando conciencia y ejerciendo presión.

MEI: ¿Cómo representan los medios de comunicación a las mujeres? ¿Piensas que influyen directamente en que la desigualdad de género permanezca?

B: La inmensa mayoría de los medios de comunicación, en este y en muchos otros sentidos, son un reflejo de la sociedad: los estereotipos campan a sus anchas y la violencia simbólica y hasta verbal es brutal. Claro que influyen en la sociedad, los medios tienen muchísimo poder, y por eso son en parte responsables de que la situación esté como está.

“Es relativamente fácil enrolarse al feminismo siendo mujer. Siendo un hombre ya es otro cantar”

MEI: Se te puede considerar una tuitstar, ¿qué papel cumplen las redes sociales en la lucha por visibilizar la desigualdad desde la perspectiva de género?

B: Si con tuitstar nos referimos a que mis opiniones influyen en mucha gente, sí, puede ser. Pero defender el  feminismo es pelear por desaprender lo aprendido, y no es fácil asimilar que lo que te han enseñado es mierda. Para las mujeres puede ser más fácil de aceptar, ya que cuando empiezas a leer a feministas, te ves retratada en todas esas situaciones que denuncian. Cuando el feminismo problematiza algo que te ha afectado toda la vida, empiezas a entender que nunca debió normalizarse, y que has estado soportando una carga y una violencia sólo porque eres mujer. Es relativamente fácil enrolarse al feminismo siendo mujer. Siendo un hombre ya es otro cantar. No es sólo aceptar todo lo anterior, sino ser honesto y aceptar que, por ser hombre, el sistema que el feminismo ataca te ha beneficiado toda la vida.

MEI: ¿Regulan las redes los comentarios machistas o violentos hacia las mujeres de la misma forma que otros comentarios que puedan resultar hirientes (racismo, apología del terrorismo, etc.)?

B: No, claro que no. Todavía no he visto una Operación Araña de la policía -de ésas que montan para coger a tuiteros que supuestamente enaltecen el terrorismo- para denunciar a racistas o acosadores machistas. Obviamente las fuerzas del Estado están politizadas, y a los que nos gobiernan sólo les interesa imputar a un determinado perfil de ciudadano.

MEI: En Medios en Igualdad tenemos un Observatorio donde difundimos buenas y malas prácticas periodísticas. ¿Piensas que ha habido un avance en los medios de comunicación respecto a la visibilización de la desigualdad de género? ¿Qué se está haciendo bien? ¿Qué se podría hacer mejor?

B: Ha habido un avance en unos pocos medios que se han tomado en serio el feminismo, pero la mayoría está lejísimos de entender siquiera qué es. Lo más normal hoy día es encontrar columnas en El País, El Mundo, El Español, ABC, La Razón, etc, que hacen desde apología del machismo a directamente activismo machista. Además con firmas famosas como Pérez Reverte, Javier Marías, etc. También tienen una buena cantera de machistas más jóvenes, que se tachan a sí mismos de “políticamente incorrectos”, se tienen a sí mismos por valientes y transgresores cuando lo único que hacen es defender lo rancio y lo establecido. Son hombres de cualquier espectro político (aunque es cierto que suelen ser más de derecha y liberales), que ante el auge del feminismo se revuelven para intentar que todo siga como está, mientras se venden al público que los lee como los serenos, los prudentes, los templados, los que piensan con la cabeza fría y no llevados por ese “odio” de las feministas, y con eso te dicen: toma partido por quien quieras, pero mira qué tranquilos estamos nosotros y qué locas están ellas.

“La responsabilidad de los hombres para con la igualdad de género es la misma que tenían los blancos para con el apartheid”

MEI: Tu primer libro, La chica miedosa que fingía ser valiente muy mal, ya va por la sexta edición, y ahora vuelves a las librerías con Machismo: ocho pasos para quitártelo de encima, una guía para crear aliados feministas. ¿Cuál crees que es la responsabilidad de los hombres en la lucha por la igualdad?

B: ¡Por la séptima con la Chica Miedosa! El mes pasado salió la tercera edición de Machismo, lo cual me sorprendió mucho, al final y cabo es un libro señalando a hombres cómo contribuyen a la violencia contra las mujeres.

La responsabilidad de los hombres para con la igualdad de género es la misma que tenían los blancos para con el apartheid, es decir, toda. Otra cosa es que vayamos a esperarlos para conseguir nuestra liberación, que por supuesto que no. Si el feminismo cala en nosotras como el antirracismo caló en las personas negras durante el apartheid, los hombres que se sigan resistiendo a la igualdad de género correrán la misma suerte que aquellos blancos: ver abolido el sistema que le otorgaba derechos por su color de piel, en detrimento de otras etnias. Sigo creyendo que tenemos que ser nosotras las que nos empoderemos, las que tomemos el control de nosotras mismas y peleemos juntas. Podemos conseguir por lo que peleamos sin ayuda del privilegiado, porque es una causa justa y porque somos el 52% de la población. Por supuesto que sería más fácil y más rápido si ellos se unieran, pero en ningún caso es un requisito imprescindible.

MEI: La periodista June Fernández sostiene que ·muchos medios de comunicación están haciendo artículos con perspectiva feminista, pero cuando no están haciendo temas ‘sobre feminismo’, su mirada sigue siendo heterosexista y androcentrista·. ¿De qué manera podemos alcanzar un periodismo más responsable?

B: Claro, es que hay medios que tienen a una o dos feministas, y ya piensan que han hecho todo el trabajo. Como si se tratara de una sección sobre gustos particulares, como los coches o la jardinería. No han entendido que no se trata de un cupo que tienen que rellenar con algo, sino la solución a una problemática real, el machismo y la violencia contra nosotras. Para un periodismo responsable se debe formar a la plantilla, concienciarla y sensibilizarla. Que todo lo que vayan a escribir sea con perspectiva de género. Y por supuesto editores y correctores con formación, que además de corregir las tildes mal puestas sean capaces de ver estereotipos, sexismo, etc. en las crónicas del propio periódico. Porque esas prácticas ni narran nada ni describen la realidad, sólo sirven para perpetuar y fomentar la violencia.

MEI: En Medios en Igualdad realizamos talleres de alfabetización mediática con personas mayores y personas con discapacidad visual. ¿Qué herramientas crees que deberíamos usar (desde la ciudadanía y desde los medios) para dar voz a otras miradas?


B: Creo que los medios han demostrado que para llevar a cabo cualquier cosa que se les ocurra sólo necesitan la voluntad de hacerlo. Y con voluntad no me refiero a “estaría bien sí…” sino creer firmemente en que algo es realmente necesario. Pero volvemos a lo mismo, si no hay concienciación ni voluntad para defender los intereses de un sector que abarca el 52% de la población, imagina para hacer lo propio con colectivos más pequeños.

Realizada por Candela Vázquez

agosto 4, 2017

Etiquetas: , , , ,
  • ¡Grande Barbi!
    Tendrían que incluirla en los libros de texto. A ella, y a otras grandes mujeres– que las hay-.

  • Es lo mismo que escuchar a cualquier fundamentalista, que creen que sólo su forma de ver las cosas es la correcta y que tienen la razón absoluta, sólo que en este caso es feminista.

  • Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *