Los grupos de comunicación, segunda parte (desventajas)

IES Almudeyne 3B

Hace unos días, a raíz de una visita que hicimos al IES Alumeyne en Los Palacios y Villafranca en Sevilla, desde el blog de Medios en Igualdad hablábamos de las ventajas que los grupos de comunicación tienen tanto para los medios que forman parte del grupo, como para las audiencias. Pero también tienen su parte negativa.

De nuevo, ocurre que los alumnos del taller quedan sorprendidos por la extensión que puede llegar a tener un grupo de comunicación. Los chicos de 3ºB de la ESO buscan entre los logotipos y encuentran varios que conocen. Varias cadenas de radio, varias televisiones, revistas, la editorial Santillana… Les ha pasado igual que a sus compañeros de curso.

Al hablarles de los grupos de comunicación, les explicamos que todo tiene su parte negativa y que, en este caso, la parte negativa les afecta directamente. Quizá todo se resuma en la palabra concentración y lo vamos a ver con tres tipos de concentración que se dan en los grupos de comunicación.

Los grupos de comunicación tienen su forma de pensar, les gustan más unas ideas que otras, son más afines a unos u otros partidos políticos… En definitiva, cada grupo se rige por unos principios y unos valores que son los que explican cómo trabajan. Es lo que se denomina: Línea editorial.
Esa línea editorial, normalmente, es común a todos los medios que conforman el grupo de comunicación.

Lo ideal para las audiencias, o lo que es lo mismo, para la sociedad, es que los medios de comunicación den voz y espacio a la mayor cantidad posible de opiniones. Es algo que nos enriquece a todos. Sin embargo, los medios que forman parte de un grupo de comunicación suelen coincidir en sus opiniones. Es normal, de una manera muy simplificada, podemos decir que son la misma empresa. Esta es la primera concentración.

La segunda concentración es la de las audiencias. Los grupos de comunicación, al tener una línea editorial muy similar en todos sus medios, tienen una audiencia homogénea. Al menos, homogénea ideológicamente. Esta concentración no es necesariamente mala, pero va encadenada a la tercera concentración.

La tercera concentración es la de la publicidad. Los grupos de comunicación suman audiencias mayores que los medios individuales. Esto hace que los anunciantes prefieran comprar publicidad a los grupos. Además de que llegan a más gente, los grupos de comunicación pueden ofrecer mejores precios.

Cuanto mayor es el grupo de comunicación, mayores son sus concentraciones y más poder tienen. Cuanto mayor es el grupo menos les queda a los otros medios y, evidentemente, mayores dificultades tendrán para hacerse un hueco en el panorama mediático.

IES Almudeyne 3B

A los alumnos palaciegos de 3B del IES Almudeyne les ponemos el ejemplo de la RTV Los Palacios. Si los grupos de comunicación acaparan toda la audiencia de la localidad, la cadena local no tendrá anunciantes que contraten publicidad, por lo que más temprano que tarde, terminará por cerrar. A algunos de los alumnos no les parece una gran pérdida: “Es una tele local, no es importante”, pero tenemos que recordar que los medios locales se ocupan de dar voz a los habitantes de sus municipios. O “¿acaso en los medios de los grupos de comunicación hablan constantemente de Los Palacios?” les contestamos nosotros.

Desde Medios en Igualdad no queremos que los asistentes a nuestros talleres dejen de consumir medios de comunicación que estén dentro de grupos, pero sí queremos que tengan presente la opción de los medios locales. Esos medios en los que sí hablan de su municipio, en los que se ven reconocidos (a veces de forma literal) y escuchan nombres cercanos… medios de los que sí forman parte.

Antonio J Reina

Leave a Reply

Your email address will not be published.