Eliminar barreras con periodismo andaluz y medios en igualdad

Hoy os mostramos la reflexión del periodista y formador de Medios en Igualdad, Paco Núñez, sobre su experiencia en nuestro taller de Utrera.

Cuando me dijeron que tenía que dar el taller Medios en Igualdad en un centro de la ONCE de Utrera, empecé a pensar: ¿Habrá que cambiar la metodología para transmitir el mensaje a los ciegos? ¿Se me escapará alguna muletilla del tipo ‘como podéis ver…’? Mis miedos se disiparon en un segundo. Cuando llegó Ricardo y me dio un abrazo, supe que todo iba a ir bien.

La mayoría mostró estar muy culturizada, sobre todo gracias a los programas de audiolectura de los periódicos en internet y, sobre todo, a la radio. “Me parece que los mejores profesionales del periodismo están en la radio”, comentaron María José y Pepe Garrido, que cuando era pequeño escuchaba Radio Pirenaica, que iba contra el régimen. “Teníamos que oírla a escondidas. Mis padres también me leían libros de contrabando por las noches”, recuerda con emoción.

Por su parte, Ricardo recordaba el placer que sentía cuando ponía el programa de José María García. “Lo escuchábamos todas las noches y, al día siguiente, se comentaba en los bares, en el trabajo y en la calle”, dijo.

Asimismo, Ángel rememoró con cariño el programa satírico que tenían Pepe da Rosa y Manolo Méndez: ‘Tío Pepe y su sobrino’. A eso de las tres y media de la tarde, se iniciaba en Radio Sevilla un programa de humor que, con el guión de Juan Tribuna, protagonizaban Manolo Méndez, que hacía el papel del tío sevillista, y Pepe Da Rosa, que interpretaba al sobrino bético. Eran una serie de diálogos curiosos en los que se comentaba la jornada futbolística del domingo bajo los parámetros del humor y las puyas entre los dos protagonistas.

“¿Por qué hay tantos gays presentando programas en la TV?”

Pepe Da Rosa falleció en 1986 y siete años después lo hizo Manolo Méndez. Con ocasión de su desaparición en 1993, el periodista Manuel Ramírez Fernández de Córdoba recordaba al programa y sus protagonistas en el diario ABC: “Era al filo de las tres y media de la tarde, cuando los postres o los primeros minutos de la sobremesa, con su sintonía metiéndose a toda pastilla entre las ondas de las últimas radios de cretona y los primeros transistores y siempre, siempre, el latiguillo del “y ya están aquí el tío Pepe y su sobrino”, para que los aficionados al fútbol nos frotáramos las manos pensando qué se iban a decir uno a otro, sevillista el tío, bético el sobrino, para, con sal de la buena, meternos en la tertulia y hacer de sus voces, de sus frases, de sus ecos y de sus chanzas algo tan familiar como era aquella vieja y añeja radio de Rafael González Abréu número cuatro”.

Ricardo preguntó: “¿Por qué hay tantos gays presentando programas en la TV?”. Y la respuesta se la dimos entre todos: “Porque ahora tienen la libertad para expresarse tal y como son, cosa que hace 40 años no tenían “.

Todos coincidían en que las personas con discapacidades no están suficientemente representados en los medios de comunicación. Quizá ese es uno de los motivos (junto a la falta de credibilidad) por el que no ponen apenas la televisión.

Por último, Pepe Garrido dio en el clavo con la siguiente reflexión: “No puede haber libertad de prensa total porque actualmente los medios dependen del poder político y del económico”. Y finalmente, María José confesó que, ese mismo día, tuvo un debate con su hijo sobre la cobertura mediática de los incendios en Galicia y cómo algunos políticos son tan responsables de la desgracia como los propios pirómanos. En definitiva, los asistentes tuvieron un oído muy fino durante toda la charla; un olfato privilegiado para discernir entre periodistas con carrera e intrusos; un gusto excelente a la hora de elegir sus programas de radio favoritos (Juntos paso a paso, un espacio de RNE dirigido a los mayores; Aquí estamos, de Rafael Cremades y con Carlos Telmo para Canal Sur Radio; los boletines de Radio 5 Todo Noticias, los programas musicales de Radio 3…); y un tacto tremendo para tocar el corazón de los dinamizadores presentes. Ricardo me arrancó otro abrazo antes de irme con su última frase: “Nos vemos pronto”. Así sea.

October 18, 2017

Tags: , , ,

Leave a Reply

Your email address will not be published.